llegó 
lleno de emociones
llega



Con un rastro mínimo, Josefina López Muro elige cada elemento para traernos a la superficie una historia.
Componen sus obras imágenes tipo gobelino o paneles ilustrados antiguos que narran la ocupación y el tiempo que llevamos pensando el espacio.

Cada componente se agrupa en zonas por tamaño y similitud, se traslada en el espacio configurando un territorio que es parte y contraparte de otros similares pero más grandes y más pequeños también; montañas o eternas superficies que esperan la voz que las convoque; negativo de algo que no se ve y que espera por ser descubierto.

Sólo lo grande puede abarcarse con unidades elementales.
Más que una metáfora es un postulado donde Josefina se ubica e insiste en mostrar cómo está hecha verdaderamente  esta masa compleja que se va perpetuando en cada centímetro; grandes placas de aspecto gris que tienen como columna la estructura que sostiene el tiempo. Creemos que somos muchos y que estamos en todos lados. Pareciera que no es así

Gabriela Caregnato








el mundo no cambió.
siempre estuvo.
somos nosotros,
nuestras posibilidades y dificultades,
los que miramos con perspectiva otra el mundo;
los que hacemos otra lectura,
ponemos el foco en otros espacios,
nos detenemos en ciertos
detalles.
pero el mundo existe y
ha existido pleno.

algunas cosas se pierden
mutan
solamente, sencillamente, están-fluyen
desprenden
despojan escondite
espacio-sombra
mundos
llenos de nada
ocultos
a los sentimientos obvios
incógnita pregunta-dónde
en algún lugar existe
algo
muta y no llega a ser nada
y tampoco muta hacia algo
sólo espacio-lugar espacio,
lugares,
paisajes-existencias que hemos de descubrir,
de a poco.

vamos mirando
van apareciendo
mientras, hacemos.
es todo parte de todo.
construcción-hacer.

pero el mundo existe y ha existido pleno.
sólo nuestro egocentrismo nos hace creer que él cambia
por
para
nosotros.

no depende meramente de nosotros su existencia
o no siempre.

hay mundos que no sabemos que existen.
por eso,
quizá,
son posibles.

o quizá,

a pesar de eso.

IMPRESOPORMI/ micropoéticas


Reseña. de la muestra IMPRESOPORMI/ micropoéticas que estuvo en el hormiguero. 
De síntoma curadores, por Vero Luna y Federico Santarsiero.

Ayer volví en bici, sin mochila. Hasta la subida de tribunales fue feliz, con tantas cosas e ideas, tanto por hacer, tanto por compartir. La charla fue alucinante, pensar de a más es mucho más complejo y sabroso que ideas cayendo en el mismo plato, aunque sea de un buen revuelto!


El aire me hizo entender que algo había hecho por mí, con manchas, errores, poca tinta, empastes; eso soy yo, y eso imprimimos con manos y manitos.
En algún momento todo parecía ser obra de otro, de otra, de no sé quién. Pulcro y exacto. Pero mi yo, o yo en mí, comenzamos a revelarnos, aún con aconteceres extras, y tuvimos que ser todos uno: yo, mi yo y mis otros y otras. Y de ahí en adelante un mundo. Generoso y amplio para estar en él y dejarse descubrir.
Gracias!!!

2014-05-08